¿Cómo definiríais la arquitectura que hacéis? ¿Y a vosotros como Arquitectos?

Una arquitectura en constante evolución, detallista, creativa y personalizada, muy dirigida al usuario final como receptor último de los espacios creados. Una arquitectura no sólo dibujada, sino pensada para ser disfrutada, en constante búsqueda de equilibrio entre funcionalidad y estética.

Sale de ello un equipo con un estilo en constante renovación que sabe investigar, evolucionar y desarrollar modernas ideas, adaptándose a las exigencias que demanda la arquitectura actual. Un equipo dinámico fuertemente respaldado por la experiencia acumulada y con un trato constante y muy cercano al cliente.

¿Cuál es el proceso de trabajo a la hora de enfrentaros a un encargo?

En primer lugar conocer perfectamente al cliente, sus exigencias y gustos. Orientarle en sus demandas y conseguir una perfecta comunicación entre idea y plasmación. Conseguir, al fin, un proyecto diferenciador, exclusivo y personal, que además cumpla con todas y cada una de las propuestas marcadas, no sólo arquitectónicas sino también económicas.

En segundo lugar, una exhaustiva toma de datos, tanto del entorno físico (solar, orientación, soleamiento, vistas, colindancias, servidumbres, etc.) de los servicios existentes (accesos, instalaciones, infraestructuras urbanas, etc.) así como de los parámetros urbanísticos y resto de normativas de aplicación (legislación, planeamiento de desarrollo, etc.)

Tras el programa de necesidades establecido por la Propiedad, desarrollamos y le aportamos el boceto de la primera idea con un alto nivel de elaboración pues ha de ser perfectamente comprensible para el cliente dado que, una vez aceptada la idea, tiene que servir como punto de arranque para elaborar el resto del proyecto arquitectónico.

Finalmente se elabora la propuesta definitiva, que ya tiene en cuenta el cumplimiento de todas y cada una de las vigentes normativas de aplicación en el proceso constructivo. Durante el desarrollo de esta etapa, se sigue manteniendo una constante comunicación con el cliente que va teniendo conocimiento de los materiales intervinientes, instalaciones y demás parámetros, como prólogo de una inminente plasmación del proyecto a la realidad.

¿Qué es lo que más destacáis a la hora de proyectar?

Evidentemente depende en gran medida del tipo de obra que se proyecta así como del uso previsto en la misma.

No obstante, en el caso de viviendas, lo que primero destacamos es la funcionalidad dado que se trata de una arquitectura para ser "usada" día a día. Es una gran responsabilidad que tiene el proyectista, dado que su propuesta ha de incidir positivamente en las condiciones de vida de su cliente para mejorarlas siempre a través del entorno y el espacio más adecuado.

¿Funcionalidad y el Diseño están reñidos?

Para nada. Más bien al contrario. Ahí está la habilidad del Arquitecto. En saber combinar adecuadamente los dos conceptos. Supone dedicación, trabajo y experiencia. Y en esa capacidad de combinación está la esencia del Arquitecto como profesional.

¿Cuál es el espacio interior que más destacáis? ¿Y exterior?

No destacamos un espacio interior en concreto. Todos tienen su importancia en función de su uso. Para nosotros cada pieza tiene su protagonismo particular. Es el cliente quien ha de establecer sus prioridades en función de su pauta privada de comportamiento.

No obstante, en ausencia de otras premisas, siempre tenemos tendencia a destacar o priorizar los espacios en los que más tiempo se está o se interrelaciona con los demás, y en los que hay más predilección a disfrutar del momento.

Si el entorno es el adecuado, siempre buscamos mezclar imperceptiblemente el interior con ese exterior inmediato, creando una transparencia visual utilizada como táctica generadora de amplitud sensorial, fusionando el atractivo entorno exterior con el interior edificado, formando un ambiente de transición equilibrado, homogéneo y relajado.

¿Qué valoráis de la arquitectura?

Valoramos el medio que tenemos algunos profesionales de mejorar la calidad de vida de las personas que nos rodean, tanto a nivel de usuario como de espectador.

¿Qué valores ofrece el Arquitecto a un cliente?

Primeramente confianza, dado que generalmente el cliente realiza una considerable inversión a largo plazo, que desea rentabilizar o disfrutar. Es importante saberse en buenas y expertas manos, dado que el correcto desarrollo de cualquier proceso constructivo depende en gran medida de una buena y adecuada propuesta proyectual.

Y en segundo lugar, se ofrece el hecho diferenciador de un estilo arquitectónico propio que le imprime a cada obra un carácter de diseño personalizado y acorde con la imagen y prestigio de su autor.

¿Qué opinión creéis que tiene la gente de la calle del Arquitecto?

Afortunadamente creemos que el arquitecto generalmente mantiene un cierto prestigio profesional entre la población, habida cuenta la labor social y artística que desarrolla y la cantidad de conocimientos que se le exige para ello. En nuestro caso ha sido muy importante procurar mantener una muy buena imagen de calidad y servicio dado que a la larga redunda positivamente en las posibilidades de trabajo.

¿Creéis que existe suficiente crítica en la arquitectura?

No. La arquitectura de proyección pública es demasiado personalista y egocéntrica. Se ofrece como hecho consumado al público, pero sin contar con el público.

Por el contrario, la arquitectura privada, en su concepción, pasa por el filtro directo de los clientes y usuarios, que son los mayores críticos que puedes tener.

Uso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar navegando entendemos que se acepta nuestraPolítica de cookies.